La SAE entregará el Castillo Marroquín a la Universidad Pedagógica, anunció Petro

El presidente Gustavo Petro informó que el Gobierno entregará el Castillo Marroquín, ubicado en Chía (Cundinamarca) a la Universidad Pedagógica “para que se eduquen los maestros y maestras”.

El castillo fue construido por Lorenzo Marroquín Osorio, hijo del expresidente José Manuel Marroquín, a finales del siglo XIX. Años después se convirtió en una propiedad codiciada para narcotraficantes, tanto, que su último propietario fue Juan Camilo Zapata Vásquez, un hombre cercano a Pablo Escobar y a Gonzalo Rodríguez Gacha.

Las autoridades le incautaron el castillo a Zapata en 2005. Al igual que todos sus bienes, la justicia lo declaró en extinción de dominio, una decisión que en 2022 quedó en firme para 58 predios y seis sociedades de la familia del narco.

Rojas afirmó que la entrega es posible gracias a “un plan de trabajo que ha sido acordado con el rector de la universidad”. La propia SAE, a su turno, subrayó que en los predios podría funcionar la facultad de Artes.

“El predio comprende una gran reserva ambiental de la capital de más de veinte hectáreas que la universidad ayudará a conservar”, detalló la sociedad de Activos, que complementó que en el sitio podrían marchar bien los programas de Biología, Ciencias Naturales y Educación Ambiental, así como dos museos de Bienestar Universitario.

El rector de la Universidad Pedagógica, Helberth Choachí, recibió el lote del Castillo Marroquín y toda la hacienda legendaria que lo rodea en el norte de Bogotá.

La Universidad Pedagógica es reconocida por ser la única universidad en Colombia que se dedica también a la formación de maestros, según detalló el rector. 

Sin embargo, la falta de infraestructura ha sido un desafío que han enfrentado durante años.

 Es por eso que este proyecto de adquirir el Castillo Marroquín y sus terrenos se convierte en una oportunidad para fortalecer la universidad y brindar un mejor ambiente de aprendizaje.

Recordó que desde hace tiempo venían adelantando gestiones con la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para poder concretar la entrega de los terrenos, que compone cerca de 33 hectáreas, según dijo.

Además, aseguró que las negociaciones que hoy se resolvieron en un momento “quedaron suspendidas” en las anteriores administraciones.

“Venimos desde hace un tiempo adelantando gestiones con la Sociedad de Activos Especiales para poder fortalecer la infraestructura de la Universidad Pedagógica Nacional.

 La universidad tiene la característica única de ser la única uniprofesional en el país, es decir, que formamos maestros y maestras en Colombia; dentro de sus antecedentes en el déficit de infraestructura que tiene la universidad se venían adelantando varias gestiones en las anteriores administraciones que quedaron suspendidas y en reuniones permanentes que sostuvimos con la SAE, logramos no solo que se contemplara para la entrega del complejo Castillo Marroquní, que compone cerca de 33 hectáreas”, describió.

Precisamente, añadió, ahora están trabajando para organizar en términos académicos y administrativos, “cuál va a ser la proyección en el marco de la estructuración de un plan maestro de planta física”.

En cuanto a las sedes de la Universidad Pedagógica, además de la sede principal en la calle72, el rector menciona que actualmente cuentan con ocho instalaciones en la ciudad de Bogotá.

 Entre ellas se encuentran sedes en el Parque Nacional, El Nogal y Val María, esta última siendo un predio de cerca de treinta y tres hectáreas donde se concentra la facultad de educación física.

El Profesor Choachí destacó que el objetivo principal de esta adquisición es fortalecer la infraestructura de la universidad y brindar un mejor ambiente de aprendizaje a los estudiantes. 

Aunque aún se encuentran en las primeras etapas de planificación, se espera que el Castillo Marroquín albergue diversos proyectos académicos y culturales que contribuyan al crecimiento y desarrollo de la universidad.

Acerca de el director Tito Marino Rodríguez

Ver todas las entradas de el director Tito Marino Rodríguez →